domingo, 1 de noviembre de 2015

El alcalde lamenta el desatino y la incoherencia de la oposición sobre las ordenanzas fiscales


José María Román se compromete a hacer todos los esfuerzos para mantener los servicios públicos y ejecutar un plan contra la pobreza, a pesar de que vienen “tiempos difíciles” para el Ayuntamiento    


Chiclana a 30 de octubre de 2015

El alcalde de Chiclana, José María Román, ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa acompañado del concejal de Hacienda, Joaquín Guerrero Bey, en la que ha lamentado el desatino y la incoherencia de los partidos de la oposición respecto al punto relativo a la modificación de las ordenanzas fiscales. En este sentido, ha señalado que no puede entenderse que los grupos políticos compartieran y reconocieran el diagnóstico de los técnicos municipales, es decir, que la situación económica del Ayuntamiento es muy mala y la bajada del IBI fue una decisión temeraria e irresponsable, y que, a renglón seguido,  nadie respaldara o permitiera que el punto saliera adelante para corregir esa situación y, por tanto, permitir unos ingresos muy parecidos a los existentes antes de la aplicación de la medida electoralista del Partido Popular, que, además, no le sirvió para ganar las elecciones.

José María Román ha manifestado que, tras el pleno de ayer y la falta de responsabilidad de los grupos, vienen “tiempos difíciles” para el Ayuntamiento y la ciudad, ya que se dejarán de ingresar en torno a seis millones de euros,  que van a llevar a la ciudad a “una precariedad presupuestaria que va a hacer  aún más difícil la reactivación económica”. El Ayuntamiento siempre ha sido un gran motor económico de la ciudad y con el nuevo escenario, con la asfixia económica que han generado los grupos a sabiendas del maltrecho estado de las cuentas, lo va ser mucho menos, ha explicado el alcalde.

No obstante, ha manifestado que su pretensión es seguir buscando un consenso, aunque esta vez no lo ha encontrado a pesar de los esfuerzos y las múltiples reuniones, con el objeto de hacer todo lo posible para mantener los servicios públicos y poner en marcha un plan contra la pobreza y la exclusión social. A este respecto, ha mostrado igualmente su sorpresa por la posición de los partidos de Izquierda, al no entender cómo no han defendido una modificación que buscaba recaudar más entre todos, con un impuesto en el que paga más el que más tiene, para ayudar con lo recaudado a los que peor lo están pasando. En cuanto a los empleados públicos, ha explicado que la intención es hacer todo lo posible para no tocar los salarios.

El alcalde de Chiclana también ha lamentado que con el rechazo a las ordenanzas se ha impedido que salieran adelante otras iniciativas muy importantes como el fraccionamiento y aplazamiento de las deudas; la moratoria para el pago de las multas urbanísticas que se verían reducidas en un 75% una vez entrara en vigor el Plan General o la propuesta de bonificación del 95% para la instalación de invernaderos, entre otras medidas, que venían siendo muy demandadas por los ciudadanos y por los propios partidos de la oposición.