domingo, 15 de noviembre de 2015

“El PP es el único culpable de la delicada situación económica del Ayuntamiento”


Cándida Verdier y Joaquín Guerrero analizan las las consecuencias de la no aprobación de las Ordenanzas Fiscales en el Pleno y aclaran que “2016 será un año difícil para el normal funcionamiento municipal”


Chiclana, 11 de noviembre de 2015

La situación económica del Ayuntamiento tras la no aprobación de la modificación de las Ordenanzas Fiscales centró este martes una nueva sesión de las Tertulias en la Casa del Pueblo, en la que participaron la portavoz del Gobierno municipal y secretaria general del PSOE-Chiclana, Cándida Verdier, y el delegado municipal de Hacienda, Joaquín Guerrero. Así, los responsables municipales explicaron al numeroso público asistente las consecuencias de la no aprobación de las Ordenanzas Fiscales, que incluía, entre otras medias, la recuperación de parte de los ingresos con cargo al IBI, el aplazamiento y fraccionamiento de multas urbanísticas, la reducción en un 95 por ciento del ICIO, etcétera...

“Cuando llegamos al Gobierno nos encontramos cómo el PP había esquilmado el presupuesto en cinco meses, con el objetivo de ganar las elecciones”, recordó Verdier, quien añadió que, “en un intento desesperado por volver a gobernar, el PP bajó de forma temeraria el IBI, impuesto que en mayor medida nutre las arcas municipales. Además, nos encontramos un Ayuntamiento que va a tener en 2016 una situación económica distinta al actual año, puesto que, al margen de la bajada del IBI, no se va ingresar más de un millón de la PIE, se va a pagar 7,4 millones de euros de los préstamos ICO, tras un año de carencia, no se va a ingresar nada de Cemabasa, tras recibir en 2015 dos millones de euros, y se va a tener que pagar tres millones de la famosa tasa de basura”. “Por tanto, viendo que los números no cuadran, tenemos que aumentar los ingresos para poder poner en marcha planes de empleo, un plan contra la pobreza, así como actuar en Vivienda, Servicios Sociales y extrarradio”, aclaró.

No obstante, tal y como explicó Verdier, no solo era necesario incrementar los ingresos, sino que también está previsto un paquete de medidas de ahorro, entre ellos, la supresión de las horas extra, los gastos de publicidad y protocolo, la reorganización administrativa o la municipalización de servicios. “Cuando todo planteaba bien, puesto que, salvo el PP, todos los partidos entendía la situación del Ayuntamiento, desgraciadamente en el Pleno no salió adelante la propuesta”, comentó la portavoz del Gobierno , quien aclaró que “no pretendemos tener más dinero para gastar más, sino para que haya un funcionamiento normal en el Ayuntamiento”. “Y lo peor de todo es que, si no se cumple el Plan de Ajuste, el Gobierno Central tomará medidas más fuertes que las propuestas en las Ordenanzas, puesto que la subida del IBI será aún mayor de la prevista”, advirtió Cándida Verdier, quien añadió que “también nos quitarían los ingresos por la PIE”.

“Tenemos un planteamiento peor que si se hubiera aprobado las Ordenanzas, por lo que estamos recalculando todos los números, provocando el menor perjuicio posible en la plantilla del Ayuntamiento. Va a ser muy difícil, puesto que, por ejemplo, la municipalización y los planes de empleo irán más lentos”, indicó la responsable socialista, quien culpó al PP de “provocar esta situación, con la bajada temeraria del IBI antes de las elecciones”.

Por su parte, Joaquín Guerrero recordó que “ya durante los últimos meses de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Chiclana se estaba incumpliendo el promedio medio de pago a proveedores, a pesar de que en abril de este año la responsable del área anunciaba que se estaba pagando en menos del plazo legal”. “Se estaba pagando en más de 70 días, muy lejos de los 30 días máximo previsto por Ley”, aclaró Guerrero, quien añadió que “se convocó la mesa marco presupuestaria para que todas las formaciones políticas conocieran la situación económica del Ayuntamiento, cuyo presupuesto finalizará este año con cerca de un millón de déficit, por lo que no sabemos cómo estará este asunto en 2016”.

“Viendo que era imposible reducir los gastos, puesto que apenas se notaría en el presupuesto las posibles reducciones de gastos, los técnicos aconsejaron incrementar los impuestos, sobre todo, tras mostrar su reparo a la bajada del IBI en este 2015, que supuso una reducción de ingresos de 12 millones en dos años”, comentó el delegado municipal de Hacienda, quien insistió en que “todos los partidos políticos, menos el PP, que no quiso acudir a la mesa, entendieron la complicada situación económica del Ayuntamiento. Sin embargo, en el Pleno votaron en contra”.